El libro de Aguilar por Jesús Marchamalo

edificio aguilar

Vivo, desde hace años, cerca del edificio Aguilar, en la calle Juan Bravo, así que siempre ha sido una presencia al tiempo familiar y misteriosa. Durante años ahí estuvieron algunas de las editoriales del grupo Santillana y, en los bajos, Crisol, que era mi librería de cabecera.
Hoy, el edificio está vacío -lleva años- y un lánguido cartel donde se lee SE ALQUILA, cuelga desganado desde la parte alta de la fachada.

Cuento todo esto porque, hace tiempo, mi amiga María José Blas, me pidió que hiciera una fotografía para un libro sobre la editorial Aguilar que, me contó, estaba preparando.

Después, hemos hablado muchas veces del libro, y lo hemos visto crecer entre todos y construirse a través de su relato, siempre entusiasta y apasionado.

En la última Feria del libro de Recoletos, me enseño las pruebas de su Aguilar, Historia de una editorial y de sus colecciones literarias en papel biblia, que estaba corrigiendo, y hace un par de semanas me llamó para anunciarme que acababan de llegar a la librería los primeros ejemplares del libro, y que tenia uno, dedicado, para mí.

Es curioso que, hasta este estupendo trabajo de María José Blas, no se haya publicado ningún libro sobre Manuel Aguilar, uno de los editores más importantes de este país creador, entre otras, de aquellas exquisitas ediciones impresas en papel biblia -obras completas de Oscar Wilde, Dickens, Dostoievski, Conan Doyle, Lorca, y hablo sólo de las que yo mismo me he ido regalando- y que todavía buscan los coleccionistas en librerías de lance o en subastas.

Así, cuenta María José como cuando a finales de los noventa decidió ayudar a su padre, José Blas, en la librería del Prado, le llamaron la atención esos libros encuadernados en piel, de lomos oscuros, que llevaban a la Feria de Primavera y que se vendían siempre en los primeros días.
De ahí nació la curiosidad que durante los últimos ocho años le ha llevado a investigar la aventura empresarial de Manuel Aguilar, y que ahora se ha convertido en este precioso, indispensable libro.

Un libro profusamente ilustrado, exquisitamente maquetado e impreso, y que decidió editar con el sello de su librería, Librería del Prado, donde se puede comprar.

Me ha encantado este Aguilar de María José, lleno de pequeños detalles, y el mimo y el cuidado con el que está hecho. Creo que a Manuel Aguilar también le habría gustado, que es una de las mejores cosas que pueden contarse de este libro.

Se abre, por cierto, con un rendido prólogo de Luis Alberto de Cuenca, y una larguísima lista de agradecimientos entre los que María José ha tenido la amabilidad de incluirme.

Y está dedicado a su madre María Luisa, a su hermano José Manuel, y a su padre, José Blas, librero afectuoso, escritor y dueño de infinitos saberes y magisterios, a quien siempre nos acercábamos solícitos a saludar y que falleció hace unos meses sin poder ver el libro terminado.
Seguro, conociéndolo, que fue perfectamente capaz de imaginarlo .

dedicatoria aguilar

Arriba, la dedicatoria que me firmó María José en mi ejemplar, prueba de su generosidad y prueba, también, de mi falta de pulso con la cámara.
Gracias, María José. ¡Y Enhorabuena!

Entrada en el blog de Jesús Marchamalo: http://jesusmarchamalo.com/2013/02/08/el-libro-de-aguilar/

Anuncios

5 comentarios en “El libro de Aguilar por Jesús Marchamalo

  1. Estuve trabajando en la Editorial Aguilar desde el año 1957 hasta el 1987. Conocí su explendor y decadencia y es un motivo de alegría el ver como te interesas en mantener viva la llama del recuerdo de una gran editora. Por supuesto conocí a todos los sobrinos y efectivamente fueron dejándola caer por falta de interés o por cierta ineptitud. El catálogo era inmenso, asombroso, abarcaba todas las temáticas y autores. Yo estuve en el departamento de Fabricación y posteriormente en Ventas. Pero lo que quisiera es hacer hincapié es en la cantidad de trabajadores que estábamos en la Editorial, eramos en el Edificio de Juan Bravo 300 personas, una cifra desproporcionada que no se corrigió a tiempo y que arrastro la caída. Bueno si alguien quiere conocer algunos aspectos adicionales estaré encantado en contestarles.

    • He conocido la existencia de este libro casualmente, paseando por Madrid, y ha sido para mí una emotiva sorpresa, soy hija de un empleado de la que fue sin duda, la mejor editorial de habla hispana , era Fernando García Obanos, desgraciadamente él ya no está ,pero quisiera decir algo en su memoria, él me transmitió e hizo crecer en mí el amor por la lectura, y por supuesto, el amor por las ediciones únicas de Aguilar, de las que he tenido la gran suerte de crecer rodeada, entró en Aguilar con 14 años, eso sería sobre el 1952, como él decía con pantalón corto, y allí creció profesional y personalmente; Aguilar era un proyecto editorial único hoy quizás inviable,un gran fondo editorial y unas ediciones que son auténticas joyas y prueba de ello es el valor que hoy siguen teniendo, tengo recuerdos de las fiestas para los niños, del edificio de Juan Bravo..también de los malos momentos..Aguilar era también eso, una empresa familiar, y prueba de ello, es la vinculación sentimental que aún hoy yo tengo; cada navidad el obligado crisolín, herencia que continuo fielmente, y que igualmente voy a transmitir a mi hija.

      • Conocí a tu padre de muy jovencito, jugamos al futbol con el equipo de Aguilar. Aún creo que tengo una foto de aquella época. Siento mucho su fallecimiento. Debió de morir joven pues yo tengo 70 años. Era muy amigo de Gabriel San Roman. Yo estuve trabajando desde el año 1957 hasta el 1986 por lo que día a día lo traté. Un saludo.

      • Estimada Nuria: Gracias por dejar tus recuerdos en este portal. No he podido contestar antes porque he estado ocupada con la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Madrid, que ayer se clausuró. Decirte, que al igual que tu, en nuestra familia, cada navidad seguimos manteniendo la tradición de los crisolines.
        Me gustaría saber algo más de tu padre, por eso te invito a escribirme una pequeña reseña sobre su paso por la editorial. Mi libro ha sido el principio para rendir el merecido homenaje a esta mítica editorial, pero me ha sido imposible recopilarlo todo. De ahí, la idea de crear este blog que poco a poco va afianzando su andadura. En breve, quiero hacer una sección dedicada a todas las personas que formaron parte de esta historia. Espero tus noticias. Saludos. María José.

    • Estimado Santiago: Muchas gracias por dejarnos su testimonio. Creo que todavía queda mucho por decir y por recordar de esta magnífica editorial. Mi libro sólo es el comienzo. En breve incluiré un sección en el blog para que todos los que formaron parte de esta historia puedan participar en seguir reescribiéndola. Si lo desea, puede ponerse en contacto conmigo (jomar.prado@gmail.com) y enviarme una reseña sobre su paso por la editorial. Estoy muy interesada en saber como era el trabajo en ambos departamentos y las personas que estaban allí. ¿Conserva alguna fotografía? Mi libro reune bastante información general pero aún queda mucho por escribir. Espero sus noticias. Saludos. María José.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s